Túneles de amianto: aflora el riesgo en Madrid

    Más de 2 millones de toneladas de amianto continúan instaladas en edificios, instalaciones e infraestructuras de España. Cada cierto tiempo se revela una nueva ubicación. La última, los túneles viales de la ciudad de Madrid.

    01/08/2020. ÓSCAR BAYONA PLAZA, porExperiencia Revista Salud Laboral ISTAS-CCOO
    Amianto en Tuneles en Madrid

    Amianto en Tuneles en Madrid

    Año 1968. Se inician al norte de la ciudad de Madrid las obras para la construcción del complejo AZCA, un distrito financiero y de negocios inspirado en el Rockefeller Center de Nueva York. Rascacielos de oficinas, viviendas de lujo, locales comerciales y un anillo de circulación subterráneo que con sus túneles facilitará el tráfico de las calles adyacentes. Un proyecto representativo del urbanismo de la época, como también lo era el material milagroso presente en gran parte de sus estructuras. El amianto.

    1 de junio de 2020. La sección sindical de CCOO de la UTE Madrid Luz Centro, empresa encargada del mantenimiento de una parte de los túneles viales propiedad del Ayuntamiento de Madrid, recibe un correo electrónico de la dirección en el que se informa de un estudio del consistorio que alerta de la presencia de amianto en el fibrocemento de los paneles de revestimiento lateral de las galerías del túnel. El informe resta importancia al riesgo porque las mediaciones ambientales que se han realizado en los túneles arrojan resultados por debajo del valor límite fijado para el amianto y porque los paneles de fibrocemento están constituidos por un material no friable (“que no se desmenuza”). Pero saltan las alarmas entre los sindicalistas.

    En los 6 años desde que la UTE Madrid Luz Centro ganó el concurso para realizar el mantenimiento de los túneles, nadie ha informado de la presencia de este cancerígeno ni a los representantes sindicales ni a la propia plantilla. Una plantilla subrogada de anteriores empresas y que en ningún momento ha recibido información sobre los riesgos asociados a la manipulación de elementos que contienen amianto. “Llevo 18 años trabajando en los túneles y mis compañeros y yo hemos manipulado esos paneles, los hemos golpeado, taladrado e incluso los hemos cortado con la radial. Nadie nos ha contado qué peligros tenía el polvo que desprendían, ni la obligación de contar con taquillas para separar la ropa de trabajo de la de calle, ni las consecuencias que podía tener para nuestras familias que nos lleváramos el mono a casa para lavarlo”, nos cuenta Miguel Ángel Martín, secretario de la sección sindical de CCOO.

    Inmediatamente, la sección sindical de CCOO solicita a la UTE el informe completo y que se empiecen a tomar medidas: realización de un estudio para determinar qué túneles contienen amianto (de los 31 túneles en los que interviene la UTE, 26 fueron construidos con anterioridad a la prohibición del uso del amianto en 2002), identificar a los trabajadores expuestos, aplicación de los reconocimientos médicos específicos previstos para estos casos o coordinar la acción preventiva con las subcontratas que hayan desarrollado actividades en los túneles, entre otras.

    La respuesta de la UTE es remitir una instrucción técnica para trabajos con riesgo de exposición a fibras de amianto que insiste en la condición de no friable del amianto de los paneles y que “por tanto el riesgo de liberación de fibras de amianto es bajo si se manipulan cuidadosamente y sin deterioro del material”. La instrucción técnica prevé la intervención de los trabajadores en caso de accidentes de tráfico que afecten a los paneles señalizando y balizando la zona, pero no retirando los restos de paneles deteriorado, labor reservada para empresas acreditadas o servicios de emergencia. Y también autoriza la manipulación de los paneles en los trabajos de ajuste o encaje de instalaciones fijadas en los hastiales del túnel siempre que se realicen “cuidadosamente y en zonas sin deterioro del material”.

    “Por supuesto, desde el primer momento rechazamos la aplicación de esa instrucción técnica e informamos a la UTE que los delegados de prevención de CCOO iban a paralizar cualquier actividad que implicara contacto con los paneles de fibrocemento”, señala Pablo Santiago, responsable de salud laboral de la Federación de Industria de CCOO en Madrid, y que ha asesorado a la sección sindical desde el inicio del conflicto.

    El siguiente paso fue contactar con el propietario de los túneles. EL 25 de junio se celebra una reunión con el Área de Gobierno de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento de Madrid, a la que asisten representantes de CCOO y de la UTE. En dicha reunión, los representantes municipales informan que aproximadamente 3.000 de los 3.633 paneles instalados en los túneles de AZCA son de fibrocemento. Y se comprometen a identificar la presencia de amianto en los túneles de la ciudad de Madrid construidos con anterioridad a la prohibición total del uso del amianto en 2002. En un primer momento, el estudio se centrará en los 26 túneles construidos antes de 2002 en los que interviene la UTE Madrid Luz Centro y la empresa especializada del sector del desamiantado encargada de realizarlo lo tendrá disponible a finales de julio. En este mismo marco también se logra el compromiso de la UTE para aplicar el protocolo de vigilancia de la salud específico a los trabajadores expuestos.

    La sección sindical de CCOO en la UTE Madrid Luz Centro insiste que el amianto puede formar parte de otros elementos presentes en los túneles, desde canaletas de instalaciones eléctricas, a techos o arquetas. Y proponen la revisión de los centros de mando subterráneos del alumbrado público anexos a los túneles o de los cuartos técnicos en los que se almacena mobiliario urbano susceptible de estar fabricado con fibrocemento: bancos, jardineras...

    Queda mucha acción sindical por realizar, para empezar, en lo que afecta a las plantillas de las UTEs Luz Madrid Oeste e INMAES, encargadas del mantenimiento y conservación de las instalaciones en el resto de túneles de la ciudad de Madrid. Pero aún hay muchos más trabajadores que han podido estar expuestos, tal y como nos informa David Pérez, responsable de la Federación de Construcción de CCOO en Madrid: “la empresa Dragados gestiona desde 2014 el contrato integral de mantenimiento de infraestructuras viarias de Madrid, lo que supone que también ha intervenido en el interior de los túneles. Por no hablar de la gran cantidad de subcontratas de la construcción y de la industria que han participado en tareas de mantenimiento, pero también de remodelación de esos túneles, como las que se llevaron a cabo en 2014 para adecuarlos a la nueva normativa europea de seguridad. En algunos casos estamos hablando de túneles con cerca 50 años de antigüedad, por lo que nos vemos obligados a realizar labores de arqueología para identificar las empresas y los trabajadores que hayan podido estar implicados. Tampoco debemos olvidar al Cuerpo de Bomberos y al Servicio de Limpieza Urgente del Ayuntamiento de Madrid que han intervenido en los accidentes de tráfico en los que se han roto los paneles y se han liberado las fibras de amianto”.

    “Nuestra principal prioridad es conocer el estado de salud de los trabajadores expuestos” indica Carmen Mancheño, responsable de salud laboral de CCOO Madrid y especialista en medicina del trabajo, “por lo que estamos expectantes ante los resultados de los reconocimientos que se van a realizar a los trabajadores. Creemos que, en estos momentos, no se van a apreciar daños en los trabajadores de la UTE Madrid Luz Centro debido al largo periodo de latencia que tienen las patologías cancerígenas asociadas al amianto. Pero nos preocupa la situación en la que puedan estar trabajadores que prestaron sus servicios en los túneles en los años 70, 80 o 90. Hablamos de trabajadores jubilados, algunos de cuales estarán sufriendo esas enfermedades sin ser conscientes de su origen laboral”.

    La acción sindical de CCOO ha servido de momento para destapar el riesgo por amianto en túneles viales de la ciudad de Madrid pero, sin duda, el problema va mucho más allá. “La situación que ha aflorado en Madrid puede repetirse en túneles urbanos del resto de España y en los existentes en el conjunto de carreteras, autovías y autopistas de nuestro país” señala Pepe Casas, responsable estatal para las cuestiones relacionadas con la exposición al amianto en la Federación de Industria de CCOO, “lo que obliga al sindicato a realizar un esfuerzo en coordinación. Para ello, desde la Confederación Sindical de CCOO se ha creado un grupo de trabajo específico con participación de las Federaciones de Industria y de Construcción y Servicios en el que iremos incorporando a aquellos colectivos afectados a medida que se vaya confirmando su exposición al cancerígeno”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.