“El 75% del trabajo parcial no deseado corresponde a las mujeres”

    María Eloísa Gómez es la Secretaria de Igualdad de la Federación de Madrid. Estudió ingeniería técnica de telecomunicación y se afilió a CCOO en los años 90, una unión que continúa muy viva hoy en día. Comenzó su vida laboral en la multinacional Alcatel, empresa en la que entró en 1989. En 2007 salió elegida como delegada sindical de personal y fue ahí donde comenzó su trayectoria sindical. En 2014 comenzó a participar en la Federación de Industria de CCOO en el área de política industrial y, en 2017, entró como miembro de la Ejecutiva de Industria. Actualmente trabaja en Thales España, una empresa que se dedica a la defensa, seguridad y transporte.

    29/06/2020.
    María Eloísa Gómez, Secretaria de Igualdad de la Federación de Madrid

    María Eloísa Gómez, Secretaria de Igualdad de la Federación de Madrid

    ¿Cómo describirías estos años como Secretaria de Igualdad de la Federación de Madrid?

    Con mucha ilusión. He tenido muchísimo apoyo por parte de todas las mujeres de CCOO de Industria. A priori no sabía que iba a colaborar tanto con la Federación estatal, estamos trabajando de forma conjunta y ha sido muy positivo. Esto nos ha permitido optimizar recursos y trabajar con una metodología común. Son muchos los temas que hay que abordar: formar a delegados y delegadas, analizar diagnósticos, asistir y preparar las reuniones de negociación, proponer medidas, etc. A día de hoy estoy trabajando con 45 Planes de Igualdad activos. El problema es que lo urgente a veces no te deja hacer otras cosas.

    ¿Qué objetivos tiene la Federación para los próximos años en materia de igualdad?

    Los Planes de Igualdad son la herramienta sindical más útil que tenemos. El diagnóstico proporciona información de toda la empresa: desde los procesos de selección, contratación, promoción, formación, brecha salarial, corresponsabilidad, infrarrepresentación femenina, salud laboral, etc. Ofrece un mapa detallado de las condiciones de la plantilla en la empresa. Ahora estamos centradas en tener criterios comunes. Debemos trabajar con metodología y tener claras las pautas a seguir. Es decir, llegar a las mesas de negociación con un método de trabajo y con mucho material de apoyo. Llevamos negociando convenios colectivos muchísimos años y, aunque la ley de igualdad es desde 2007, no se ha puesto en práctica como debiera. La mayoría de las veces los Planes de Igualdad, después de negociados, se guardan en un cajón.

    Se ha visto durante la crisis que los sectores más imprescindibles son ocupados por mujeres y, sin embargo, son los más precarios. ¿Por qué sucede esto y cómo se puede cambiar?

    El problema es que estamos condicionadas desde que nacemos. Las mujeres ocupamos los puestos más precarizados en todos los sectores. Además tenemos el problema de la economía sumergida, una realidad en España. En el sector industrial muchas mujeres trabajan desde sus casas fabricando calzado, ropa, juguetes, etc. Por otro lado tenemos el trabajo parcial. El 75% del trabajo parcial no deseado corresponde a las mujeres y esto se perpetúa en el tiempo. Los datos del INE reflejan la brecha salarial que se amplía a medida que las mujeres tenemos más edad, a pesar de que la La Ley de Igualdad es de 2007.

    La brecha salarial se acentúa en todas las empresas en los puestos de responsabilidad

    ¿Cómo es la realidad laboral de la mujer en la Comunidad de Madrid?

    La realidad laboral de la mujer en Madrid se puede extrapolar a las demás comunidades autónomas. La brecha salarial se acentúa en todas las empresas en los puestos de responsabilidad. Es muy difícil que las mujeres ocupen puestos de dirección de las empresas privadas. En el momento que una mujer es madre, su capacidad de promoción desaparece prácticamente. Tenemos que hacer un trabajo para fomentar la corresponsabilidad importante. Nosotras, en mayor o menor medida, hemos entrado al ámbito laboral pero nuestros compañeros no han entrado en el ámbito doméstico. A día de hoy el 90% de todos los permisos por conciliación los cogemos las mujeres, lo que afecta a las capacidades de formación y promoción, e incluso en el acceso al empleo.

    ¿Por qué hay tan pocas mujeres en carreras de ciencia y tecnología?

    Hay una brecha laboral pero también una importante brecha digital de género. Muy pocas mujeres acceden a carreras de ciencia y tecnología, tan solo un 30%. Aunque exista una mayoría de mujeres en universidades y en bachillerato, esto no se refleja en determinadas carreras.

    ¿Qué consecuencias puede traer la crisis económica respecto a los avances en materia de igualdad?

    La ley obliga a que haya Planes de Igualdad en las empresas y que se registren. Esperamos que se haga un seguimiento y evaluación de estos planes ya que, muchos de ellos, son muy buenos pero debemos hacer un mejor seguimiento en su implantación. El miedo al retroceso siempre existe, pero para evitarlo, hay que seguir trabajando y negociando mejores Planes de Igualdad.

    ¿En qué crees que hemos avanzado en los últimos 10 años en materia de igualdad?

    Hemos avanzado sobre todo en sensibilización. Hace 10 años a las manifestaciones del 8-M íbamos muy pocas personas. Ahora el tema de igualdad lo hemos interiorizado y ya se habla, y esto es un paso muy importante ya que de lo que no se habla, ni siquiera existe.

    A veces las mujeres sufren discriminación por razón de sexo. ¿Tenéis conocimiento de muchos casos en la Comunidad de Madrid? ¿Qué se puede hacer para evitarlo?

    La discriminación por razón de sexo está muy diluida todavía. Sigue siendo muy difícil probarlo ya que se amparan en excusas cuando lo que hay detrás realmente está claro. Por ejemplo, vemos casos de mujeres que se quedan embarazadas y les retiran determinadas tareas que antes realizaban. Para evitar estas situaciones son necesarios protocolos de prevención y actuación frente al acoso sexual y por razón de sexo en el marco de los Planes de Igualdad.

    ¿Qué podemos hacer para evitar que casi siempre recaiga el peso de la conciliación sobre la mujer?

    La única medida es analizar lo que está pasando y poner medios para evitarlo. Es un hecho que los hombres no utilizan los permisos ni los derechos de conciliación. Como he dicho antes, el 90% de estos permisos los seguimos cogiendo las mujeres, lo que está evitando el desarrollo profesional de las mujeres.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.